¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Martes, 14 de febrero de 2012   |  Número 48 Ao III
Acceda a nuestra hemeroteca
LOS ESTUDIOS SUGIEREN QUE SU ABORDAJE ES COSTO-EFICIENTE sin DEMOSTRARLO
El uso insuficiente de la analgesia acarrea altos costes hospitalarios
Su alivio no solo mejora la salud y el ánimo del enfermo, sino también el balance de cuentas

Javier Barbado / Imagen: Diego S. Villasante. Guadalajara
El tratamiento del dolor en el hospital durante el posoperatorio no solo mejora la salud del enfermo y fortalece su confianza en el personal sanitario: también supone un considerable ahorro para las arcas del centro. Aunque no es posible cuantificarlo, todo apunta que, en correlación con el tratamiento analgésico, disminuyen las tasas de reingresos y las complicaciones de los pacientes, de acuerdo con el jefe del Servicio de Anestesiología y Reanimación del Hospital de Guadalajara, José Ramón Rodríguez, a quien ha entrevistado Publicación de Directivos de la Salud.

Veal el vídeo de la entrevista a los directivos del centro.

De acuerdo con este especialista, el dolor es una respuesta adaptativa del organismo que, en el contexto de la enfermedad y de su abordaje en el hospital, pierde todo su sentido natural y no sirve más que para perjudicar al enfermo y entorpecer su recuperación. De ahí que, como sugieren estudios científicos –citó, entre otros, el publicado por Spencer S. Liu y Christopher Wu.–, exista un alto grado de certeza en el hecho de que el tratamiento del dolor posquirúrgico disminuye las complicaciones médicas, acorta la estancia en el hospital e incluso reduce la mortalidad a 90 días vista de la intervención “sin que se pueda afirmar, sin embargo, que la tasa de morbi-mortalidad es más reducida” en los pacientes que lo reciben frente a los que no.

La Unidad de Dolor del Hospital de Guadalajara, según reveló este especialista, ha logrado reducir la tasa global de complicaciones de los enfermos del 22 por ciento contabilizada en 2009 a menos del 15 por ciento en el último año. En la otra cara de la moneda para los gestores, el jefe del Área de Farmacia del mismo centro hospitalario precisó, durante unas jornadas organizadas por la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) en el propio hospital (véase información en “Primer Plano”), que, solo la comunidad de Castilla-La Mancha, generó en 2011 un coste de 45 millones de euros en tratamientos analgésicos, y, de esta cantidad, el cincuenta por ciento se empleó en la adquisición de tres tipos de fármacos: antiinflamatorios no esteroideos (AINEs); analgésicos opiáceos y medicamentos específicos para la migraña.

A la izq., José Ramón Rodríguez Fraile. A la dcha.: Ángel María Martín Fernández, durante su intervención en una jornada organizada por Sedisa y patrocinada por Grünenthal.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com