¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Viernes, 14 de junio de 2013   |  Número 79 Año IV
Acceda a nuestra hemeroteca
gestión autonómica
EL TÁNDEM DE AMBAS FIGURAS SIRVE PARA DISCRIMINAR SI EL PACIENTE DEBE ACUDIR O NO AL HOSPITAL
El Departamento de Elche reduce el 70% los ingresos y visitas a urgencias gracias a las enfermeras de enlace y comunitaria
Los gestores de casos valoran la oportunidad o no de que el paciente acuda al hospital

Redacción. Elche (Alicante)
La labor llevada a cabo por las enfermeras gestoras de casos del Departamento del Hospital General de Elche ha dado como resultado la reducción en el 70 por ciento tanto de las visitas a Urgencias como de los ingresos de los pacientes que atienden.

Estos son los resultados de un estudio presentado en las “XXIV Jornadas Nacionales de Enfermeras Gestoras-Supervisión de Enfermería” que se celebran en Alicante y que se consideran las de mayor prestigio en el territorio nacional. El Departamento sanitario puso en marcha en 2010 la figura de la “enfermera de gestión comunitaria”, que desarrolla su labor en el centro de salud, y la “enfermera de enlace hospitalario”, que presta sus servicios en el hospital. En la actualidad existen dos enfermeras ubicadas en el hospital, Remedios Santoyo y Asunción Cabanillas, y cuatro en diferentes centros de salud: Consolación Romero en San Fermín, María Jesús Luzán en Altabix, Antonio Robles en el Raval e Isabel Ortega en el Pla.

El área más amplia de trabajo de las enfermeras gestoras es la asistencial, con las funciones de captación de pacientes domiciliarios, el enlace de los mismos, la gestión de casos complejos y la atención y apoyo a los cuidadores.

Joaquín Moreno, gerente del Departamento de Salud de Elche.

Así, los médicos de referencia de los pacientes en los centros de salud, remiten a la enfermera de gestión comunitaria del centro a este tipo de usuario. Ella se encargará de valorar al paciente y, en el caso en el que sea necesaria la hospitalización de éste, se pondrá en contacto con la enfermera de enlace hospitalario quien, siempre como primera opción, intentará que la prestación asistencial del paciente se realice en su domicilio, evitando así el ingreso. En el caso de que no sea posible y sea necesaria la hospitalización del enfermo, será ella la encargada de hablar con los médicos correspondientes e informarles detalladamente de la situación del paciente.

Por otro lado, otra de las tareas a desarrollar por la enfermera de enlace hospitalario es detectar, en el momento del alta, a aquellos pacientes que necesiten de una continuidad en los cuidados y remitir la información a la enfermera de gestión comunitaria del centro de salud del paciente, de forma que exista siempre una comunicación entre Atención Primaria y Especializada y se proporcione una atención integrada de la población.

Aumento de la cobertura poblacional en el 43 por ciento

Además de la comunicación anterior, las enfermeras de gestión de casos participan con dos trabajos más en las Jornadas. En el primero de ellos se aportan datos como que la cobertura de la población atendida por ellas se sitúa en el 61 por ciento del total de la población del departamento, y se estima que entre los cuatro centros de salud implicados existen alrededor de 1.600 pacientes domiciliarios.

Tal como ellas mismas explican, “antes de comenzar con este modelo de trabajo, el porcentaje de cobertura de pacientes domiciliarios se situaba en torno al 24 por ciento y durante estos dos años hemos abordado hasta el 67 por ciento, lo que supone un incremento de la cobertura del 43 por ciento”.

En la zona de influencia de las enfermeras gestoras del Departamento se estima que existen unos 420 pacientes complejos (25 por ciento del total de pacientes domiciliarios). De éstos, se han captado y valorado 332, por lo que la cobertura se sitúa en el 77 por ciento de los pacientes complejos.

Cuidadores familiares de pacientes

Por último, la tercera comunicación presentada por las profesionales versa sobre el trabajo desarrollado con los cuidadores-familiares de pacientes. Concretamente se trata de un estudio sobre la calidad de vida de los cuidadores de pacientes complejos y de la influencia que tiene sobre la misma los talleres organizados durante este tiempo en el departamento sanitario del Hospital General de Elche.

María Jesús Luzán, una de las enfermeras gestoras mantiene que “El objetivo del trabajo ha sido definir el perfil de los cuidadores que están incluidos en el seguimiento por Enfermería de Gestión de Casos y como objetivos específicos conocer el nivel de calidad de vida de nuestros cuidadores y evaluar cuál es su percepción de carga por cuidado”.

Así, según el estudio el 49,24 por ciento de los cuidadores encuestados refieren haber sufrido dolor moderado ó intenso. En la Esfera Social el 5,97 por ciento siente que sus actividades sociales se han reducido muchísimo, frente al 46,26 por ciento que lo perciben con una limitación de moderado o bastante. En cuanto al Apoyo Social, el 56,64 por ciento sienten poco, muy poco ó nada de apoyo. En la valoración de los Sentimientos (tales como sentimientos de ansiedad, depresión, irritabilidad o tristeza y desanimo) el 52,23 por ciento se sitúan en los valores más altos de mucho y muchísimo.

“Por tanto como resultados destacamos el alto nivel de  ansiedad y las condiciones de escasa calidad de vida en las desarrollan su tarea de cuidar. Hay que resaltar la importancia de la función del Cuidador dentro del Sistema Sanitario y hacer notar sus necesidades como personas y como colaboradores próximos en la salud, el bienestar y confort de nuestros paciente crónicos y dependientes”, han concluido las profesionales.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com