¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Lunes, 04 de julio de 2011   |  Número 35 Año I
Acceda a nuestra hemeroteca
PABLO ARBELOA, DIRECTOR PROYECTO O-SAREAN MULTICANAL
“El proyecto multicanal será una realidad universal en Euskadi tras el verano”
Su coste es de apenas cinco euros por persona y año

Javier Barbado. Lerma (Burgos)
O-sarean o el proyecto multicanal del Servicio Vasco de Salud constituye una apuesta de esta administración autonómica que lleva en curso un año y que, de acuerdo con su máximo responsable, entrevistado por Publicación de Directivos de la Salud, reportará grandes ventajas a los ciudadanos y una elevada coste-efectividad desde el punto de vista de su provisión y gestión. No en vano, el programa fomenta el uso de las nuevas tecnologías para reducir las visitas presenciales y su implantación cuesta unos cinco euros por persona y año, cantidad muy reducida si se compara con el gasto anual que cada ciudadano genera a las arcas públicas. De acuerdo con su director, tras el verano las aplicaciones del proyecto estarán disponibles para la totalidad de los ciudadanos vascos.

Pablo Arbeloa, director de O-sarean.


El proyecto O-Sarean acaba de cumplir un año de funcionamiento. ¿Cómo ha ido en este tiempo?

En estos momentos, lo tenemos desplegado a la mitad de la ciudadanía; hace un año, precisamente, implantamos un ensayo para 50.000 habitantes, y ahora llega ya a 1.150.000. Dentro de unas semanas añadimos 600.000 habitantes adicionales, y después del verano, universalizaremos el servicio.

¿Qué significa O-Sarean? Pues O-sarean es el interés que tenemos en [cambiar] una realidad. Hasta la fecha, la interacción del ciudadano con el sistema sanitario estaba limitada a visitas presenciales (exigen desplazarse). Nosotros, por medio del proyecto O-sarean, queremos hacer lo mismo que se ha conseguido en otras esferas de la sociedad pero aplicado a la sanidad: poder interaccionar por mecanismos no presenciales, léase por teléfono, correo electrónico o SMS.

O sea, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) aplicadas a la sanidad…

Sí. Las TIC utilizadas para interaccionar, por medio de mecanismos no presenciales, entre los profesionales sanitarios y los ciudadanos.

¿Cuál ha sido el coste del proyecto?

Este proyecto tiene una diversidad de gama de servicios, que van desde la consulta no presencial en la Atención Primaria (hasta la fecha, para toda cita en Primaria había que desplazarse al centro de Salud, fuera por teléfono o por correo electrónico hasta el destino final, que es la carpeta de salud: una carpeta con sus correspondientes niveles de confidencialidad, donde el ciudadano puede consultar todos los documentos relacionados con su salud de que dispone el sistema sanitario vasco.

Se trata de un proyecto circunscrito al País Vasco, pero la vocación de internet es universal: ¿tratarán de vincular O-Sarean a la sanidad de otras comunidades autónomas?

Yo estoy convencido de que este cambio en la sanidad (interaccionar por medio de mecanismos no presenciales) resulta imparable, porque la sociedad así nos lo exige de la misma manera que ha cambiado la forma de viajar, de relacionarse en el entorno educativo, etc. Lo mismo nos toca en sanidad, pues, como digo, hasta la fecha no hemos utilizado internet ni la telefonía como un mecanismo de interacción. Y esto la sociedad nos lo va a exigir y, además y como sabemos, estos mecanismos no solo pueden sustituir a otros servicios, sino que pueden mejorarlos, especialmente en el caso de pacientes con dolencias crónicas y que se encuentran en estado de fragilidad. En estos casos, ahora podemos saber a distancia cómo se encuentran y, por consiguiente, actuar si las cosas no van como deben.

¿Por qué ha invertido Osakidetza en este proyecto en un momento de crisis económica?

Es un proyecto que, por un lado, tiene la capacidad de modernizar el sistema sanitario, y, por otro, está diseñado para mejorar la eficiencia. Además, el servicio multicanal de Osakidetza va a tener un coste de cinco euros por ciudadano al año, mucho menos que los 1.600 euros por ciudadano y año que se gasta la sanidad. Es decir, una cantidad mínima y, a cambio, nosotros estamos convencidos de que vamos a hacer unos servicios sanitarios de los que se van a beneficiar, especialmente, los ciudadanos frágiles, con dolencias crónicas, que se encuentran muy inestables, los cuales van a ingresar muchísimo menos en los hospitales cuando tengamos desplegada toda la gama de servicios.

Así que entendemos que vamos a ver un retorno de esa inversión de cinco euros por ciudadano y año de una forma casi inmediata. Y ahora que se está produciendo un cambio de Gobierno en la mayoría de las comunidades autónomas, estoy convencido de que este proyecto va a tener réplicas en otros lugares: sin lugar a dudas.

¿Cuál es el papel del directivo de la salud en un proyecto como éste?

Bueno, yo soy un directivo con un perfil un poco especial, un poco diferente a lo convencional. En este proyecto requerimos, fundamentalmente, altas dosis de creatividad y de innovación. Estamos desarrollando proyectos enormemente creativos que no han estado antes presentes en el sector sanitario.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com