¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Miércoles, 20 de junio de 2012   |  Número 57 Año III
Acceda a nuestra hemeroteca
COMPLETA SU CAPACIDAD DE RESPUESTA TERAPÉUTICA EN ESTE CAMPO
El Peset de Valencia pone en marcha su Unidad domiciliaria de diálisis peritoneal
Se busca ofrecer al enfermo con nefropatía la mejor atención posible

Redacción. Valencia
El Servicio de Nefrología del Hospital Universitario Doctor Peset ha puesto en marcha una Unidad de Diálisis Peritoneal Domiciliaria que permite completar la oferta de tratamiento renal sustitutivo para los pacientes del Departamento de Salud de Valencia-Doctor Peset con algún tipo de daño en el riñón. Con la incorporación de la diálisis peritoneal domiciliaria a su cartera de servicios, el Doctor Peset se convierte en el tercer hospital de la Comunidad Valenciana (después de La Fe y el General de Alicante) en disponer de las tres alternativas de terapia renal sustitutiva que existen en la actualidad: hemodiálisis, diálisis peritoneal y trasplante renal.

Personal sanitario atiende a una de las primeras enfermas a las que se ha aplicado la diálisis intraperitoneal.

“Con ello podemos tratar de una manera integral los problemas de nuestros pacientes nefrópatas y ofrecerle a cada uno la modalidad de tratamiento que mejor se adapte a sus características y al grado de evolución de su enfermedad”, destacó Lluís Pallardó, jefe del Servicio de Nefrología del centro.

La diálisis peritoneal domiciliaria del Doctor Peset se ha puesto en marcha gracias a la colaboración de diversos servicios médicos, quirúrgicos y centrales de este centro. Hasta ahora se han colocado siete catéteres y los primeros pacientes ya están dializándose en sus domicilios.

El objetivo del Servicio de Nefrología es alcanzar una tasa de diálisis peritoneal de entre el 25 por ciento y el 30 por ciento de los pacientes con insuficiencia renal que inician tratamiento renal sustitutivo.

“Se trata de un objetivo ambicioso porque la tasa de incidencia de diálisis peritoneal en España y en la Comunidad Valenciana fue del 13 por ciento en 2010 (frente al 84 por ciento de hemodiálisis) y estaríamos hablando de doblar esa cifra. Sin embargo, debemos potenciar esta modalidad de diálisis por la autonomía y la capacidad de rehabilitación que ofrece al paciente”, explicó Lluís Pallardó.

Ahorro de hasta el 40 por ciento

La enfermedad renal crónica afecta a más del 10 por ciento de la población adulta. Cuando progresa a estadios avanzados, a pesar del tratamiento conservador, resulta necesario iniciar lo que se conoce como terapia renal sustitutiva mediante diálisis (hemodiálisis o diálisis peritoneal) o trasplante renal. En 2010 la cifra de valencianos que necesitaron algún tipo de tratamiento renal sustitutivo fue de 140 por millón de población.

Actualmente, la terapia renal sustitutiva es la terapia crónica más cara en atención especializada (por encima del tratamiento de pacientes con SIDA y del de la Epoc). De hecho, representa el 2,5 por ciento del presupuesto sanitario pese a aplicarse sólo al 0,1 por ciento de la población.

En los pacientes que inevitablemente lleguen a necesitar tratamiento, potenciar la diálisis peritoneal domiciliaria supondría un ahorro importante de hasta un 40 por ciento, puesto que el coste anual medio por paciente en hemodiálisis es de unos 47.000 euros frente a los 33.000 euros de la diálisis peritoneal. “Y no es sólo el ahorro que obtenemos por el precio de la técnica, sino que además, no se requieren desplazamientos al hospital, se utilizan menores dosis de determinados fármacos, como la eritropoyetina, porque la anemia se controla mejor y el paciente puede seguir trabajando con menores limitaciones”, señaló Pallardó.

Mayor comodidad y autonomía

La diálisis peritoneal utiliza una delgada membrana natural semipermeable que recubre el abdomen y los órganos de la cavidad abdominal, llamada peritoneo, como filtro. El fluido de diálisis se introduce en la cavidad peritoneal a través de un pequeño catéter flexible que previamente se implanta en el abdomen del paciente.

Mientras el líquido está en la cavidad peritoneal, se produce la diálisis: el exceso de líquido y los productos de desecho pasan desde la sangre, a través del peritoneo, al fluido de diálisis para luego ser eliminados mediante el drenaje del líquido de diálisis. El propio paciente es el que cambia la solución de diálisis periódicamente, unas tres o cuatro veces al día, en su domicilio o lugar de trabajo.

La diálisis peritoneal otorga autonomía y libertad al paciente, puesto que no debe acudir al hospital para dializarse, y se considera una excelente modalidad de inicio de diálisis, puesto que preserva mejor la función residual de los propios riñones y es muy adecuada como paso previo al trasplante renal.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com