¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Martes, 15 de noviembre de 2011   |  Número 42 Año II
Acceda a nuestra hemeroteca
MIGUEL ÁNGEL SÁNCHEZ, DIRECTOR DE GESTIÓN DEL RÍO HORTEGA DE VALLADOLID
“El personal está encantado con los robots de logística”
En 2005, el centro se replanteó la coordinación de los servicios de suministro

Javier Barbado. Valladolid
La logística integral ha permitido que grandes hospitales como el Río Hortega de Valladolid, donde predominan las distancias largas, salven los obstáculos de espacio y tiempo a la hora de proveer al centro de servicios esenciales. En 2005, según cuenta el entrevistado, los responsables del hospital se plantearon reorganizar la gestión del mantenimiento y suministro de servicios básicos como el de la cocina por medio de plataformas robotizadas. El personal, representado por los sindicatos, creyó que las máquinas capaces de transportar la comida casi a la cabecera del enfermo acabarían con sus puestos de trabajo. A tenor de lo declarado por este directivo, no fue así. Por el contrario, los empleados de apoyo se han adaptado a la convivencia con los robots e incluso se muestran “encantados” con su funcionamiento.

Miguel Ángel Sánchez, director de Gestión del Hospital Río Ortega de Valladolid, fotografiado en el XXIX Congreso Nacional de Ingeniería Hospitalaria.

¿Desde cuándo ejerce como directivo del sistema sanitario público?

Bueno, yo soy empleado de instituciones sanitarias desde el año 1981, es decir, llevo ya 30 años. Anteriormente he estado en el Hospital de Palencia, donde asumí diferentes jefaturas de suministro de hostelería. En 2002 pasé al Hospital Río Hortega como subdirector de Gestión y, en octubre de 2003, fui nombrado ya director de Gestión del centro.

Usted ha declarado que, a partir de 2005, los profesionales del hospital se ven obligados a “cambiar el chip” para convivir con nuevos métodos de logística y aprovisionamiento. Hábleme de ese cambio.

A partir de 2005 constituimos los equipos de trabajo para la dotación y el equipamiento del nuevo hospital y para la adaptación de los servicios y de los sistemas. A partir de esos equipos de trabajo, entre las necesidades que detectamos, de acuerdo con la demanda de los servicios asistenciales, figuran las de dos TAC o resonancias y el hecho de que los controles de Enfermería fueran lo más operativos posibles. De hecho, vimos con la Dirección de Enfermería la necesidad de dotar al centro de una logística integral. De ahí nació la idea.

Esto es, teníamos una serie de servicios que estaban funcionando de una manera deslavazada, de una manera independiente y también unidireccional consumiendo una serie de recursos y no haciendo una labor de gestión más eficaz. Así que diseñamos lo que es la logística integral, es decir, incorporar a una misma logística a servicios como suministros, hostelería, cocina, ropa, lencería… También pensamos en la farmacia, asignatura que tenemos pendiente y que no hemos olvidado; en los residuos… es decir, todo lo que son productos y materiales que precisan distribuir desde un punto hacia un destino que suelen ser las unidades asistenciales. De ahí nació la idea.  

¿Y cómo se llevó a cabo?

Convocamos un concurso abierto, hablamos con un montón de empresas, echamos mano de empresas constructoras del sector, visitamos una serie de industrias y nos dimos cuenta de que la logística estaba muy avanzada fundamentalmente en la automoción, y, bueno, tuvimos la suerte de ser ayudados por una consultora entidad colaboradora de la Junta de Castilla y León (llevaba años ya trabajando en la Consejería de Fomento en el tema de transportes), plataforma que sigue funcionando y siendo muy importante en la Junta, y que nos ayudó a implantar la logística en el nuevo hospital, el cual tiene 150.000 metros cuadrados de superficie, pero cerca de 120.000 que corresponden al edificio hospitalario con unas distancias, en algunos casos, de hasta 300 metros, luego no podíamos llevar lo que hacíamos en el antiguo hospital al nuevo, porque eso iba a requerir un montón de esfuerzos y de elementos. Por eso había que diseñar, en primer lugar, un sistema de logística integral que abarcara todos los servicios, y que, a la vez, fuera lo suficientemente operativo como para llevar al paciente su comida a una hora exacta.

Así que, como digo, convocamos varios concursos abiertos; adjudicamos a varias empresas el gran concurso desplegado y dimos solución a asuntos como el almacén, las plantas con doble cajón, cocinas con carros diseñados ad hoc y plataformas autoguiadas, robots que llevan los carros tanto de suministros como de cocina, residuos, etc.

Tenemos entendido que hubo resistencias por parte de los trabajadores a la instalación de estas soluciones…

Hoy día puedo decir que todo el mundo está no solamente adaptado, sino perfectamente acostumbrado a ver circular las plataformas robotizadas. Todos los servicios (Enfermería, hostelería, celadores, mantenimiento…) saben perfectamente la importancia que tiene este sistema de distribución logística. Pero no estuvo exento de problemas. La manera de trabajar en el viejo hospital (durante 55 años) en la que el uso, la costumbre, la rutina… era quizás la clave, y los servicios [se gestionaban] de manera ineficiente como he dicho antes… al pasar a una manera de trabajar completamente diferente en la que unos tenían que contar con otros, donde tenía que haber una coordinación y una colaboración permanente entre los servicios… no fue fácil. Efectivamente, no ha sido comprendido por parte de algún sindicato.

¿Temía el personal ser reemplazado por los robots?

Entendían que toda la plataforma logística integral y la plataforma robotizada iban a suponer pérdidas de empleo, de poder (de su función principal) caso, por ejemplo, de la cocina: “Si ahora un robot nos va a llevar la comida, ahora yo haré más o menos la mitad”. Esto no ha sido así. Todo el personal que llevaba los carros a mano es personal de apoyo. No ha habido pérdida de empleo y, hoy día, todo el mundo está integrado aunque queda alguna parte por hacerlo como el tema de residuos, estamos trabajando en sueros para hacer también la distribución robotizada, y yo creo, sinceramente, que todo el mundo está encantado con los robots.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com