¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Jueves, 20 de diciembre de 2012   |  Número 67 Año III
Acceda a nuestra hemeroteca
EN PRIMERA PERSONA
MIGUEL ÁNGEL ORTIZ VALDIVIElSO, GERENTE DEL COMPLEJO ASISTENCIAL DE BURGOS
“El paciente ha de estar lo justo en el hospital”
La estrategia de crónicos de Castilla y León prevé nuevos “dispositivos” para crónicos

Javier Leo / Javier Barbado
Los hospitales deben reducir la estancia del paciente a la necesaria en términos estrictos, entre otras razones porque, cada vez más, predomina el perfil del enfermo crónico y pluripatológico que precisa de asistencia específica a sus complicaciones y posterior rehabilitación en otros centros sanitarios habilitados para ello. En los primeros deberían ingresar y permanecer los agudos, y éstos últimos satisfacer la creciente demanda de atención a la enfermedad cronificada. A estas premisas se ajusta la estrategia aprobada en Castilla y León, que analiza para Publicación de Directivos de la Salud  el director gerente de uno de los hospitales provinciales de mayor renombre en esta comunidad autónoma, el Universitario de Burgos. De su examen se destila optimismo y confianza en que la crisis económica fuerce a reformar el sistema sanitario público haciéndolo más sostenible y eficiente.

¿Qué nuevos proyectos tiene en marcha en los centros que están en su área de competencia?

Bueno, nosotros estamos en una situación especialmente compleja en lo que es Burgos, en la Gerencia de Atención Especializada, pues hemos vivido una fase, en estos últimos meses, de traslado del viejo Hospital General Yagüe al nuevo Hospital Universitario de Burgos. Eso ha implicado, pues claro, remover toda la Asistencia Hospitalizada en Burgos.

Ortiz Valdivielso aboga por descentralizar la Atención Primaria

Hemos cerrado el Hospital Militar; se han trasladado todas las consultas y dispositivos que manteníamos en el viejo Hospital Militar de Burgos. Y hemos trasladado todo al nuevo centro, el Hospital Universitario. Hemos trasladado todo el edificio de consultas (consultas externas, centro de especialidades…); hemos trasladado, el pasado junio, el viejo General Yagüe, que ya no tiene absolutamente nada y ahora se está desmontando poco a poco. Y está ya en pleno funcionamiento el Hospital Universitario.

Por último, tenemos el Hospital Divino Valles, que es un antiguo hospital provincial dependiente de la Diputación (ya integrado en la red, es decir, ya dependía de esta gerencia) en el que también cuanto atañe a la hospitalización lo trasladamos al Hospital Universitario, con lo cual acabamos ya todo el proceso. Y va a quedar ya, como dispositivo de la Atención Especializada en Burgos de la Gerencia regional del Sacyl, el Hospital Fuente Bermeja –que es un hospital psiquiátrico–; el Hospital Divino Valles, que es un Centro de Día con una miscelánea de actividades (psiquiatría, banco de sangre, radioterapia…); y el Hospital Universitario de Burgos, que, como sabe, es un modelo concesional.

Una de las líneas en las que trabaja el Sacyl es la descentralización del modelo de Atención Primaria. ¿Puede hablarnos sobre este proceso?

Bueno, un poco la sensación que tenemos los directivos sanitarios es que, en las provincias, la gerencia regional de Castilla y León es una gerencia muy compleja que tiene una estructura de provincias y de áreas. Si hasta ahora hemos estado trabajando mucho en la cooperación y en la colaboración, entendemos que se debe evolucionar, de una forma natural, y dar un paso más, que es la integración de lo que antes eran ambos niveles asistenciales, la Primaria y la Especializada, de forma que desempeñen un papel único, integral y en el que el centro del sistema es el paciente, el ciudadano. En el sistema sanitario debe haber médicos especialistas en hospitales, en centros de salud, pero todo muy enfocado a una atención integral al paciente. O sea, que se integren, que ya no estemos en tantas comisiones, grupos de coordinación, sino que hay que dar un paso más en la línea de la integración.

¿Sería el paso siguiente la integración con los servicios sociales?

Pues probablemente. Si no integrarlos, sí trazar unos lazos fuertes y  de buena cooperación o colaboración. No hay que olvidarse de que, detrás de la asistencia sanitaria u hospitalaria del paciente agudo, hay un entorno, el del paciente crónico, subagudo, pluripatológico… que requiere de otro tipo de dispositivos que difieren de los que proporciona el centro hospitalario de agudos. Hablamos de un hospital, el puramente de agudos, que debe ser de gestión ágil y rápida y en el que, al enfermo que ingresa, se le diagnostica y trata con celeridad y sale a recibir asistencia en otros dispositivos si necesita hospitalización más prolongada. Por lo tanto, yo creo que todo este sistema debe ir muy bien engranado, muy bien estudiado… El doctor José María Pino Morales, director general [de Asistencia Sanitaria de Castilla y León], ha expuesto la propuesta de atención al paciente crónico en Castilla y León: habrá que ponerla en marcha en lo que depende de nosotros con relación a la asistencia sanitaria, y en lo que depende de recursos socio-sanitarios, dispositivo de crónicos y de agudos.

¿Qué puntos fuertes y qué otros débiles ve en esa estrategia autonómica?

Yo creo que hay un sentido de asignar los recursos justos a las necesidades reales: por lo tanto, ser más eficientes. Los sistemas sanitarios tienen que ser más eficientes. En un hospital tienen que ingresar los enfermos con procesos agudos, con estancias medias cortas, con sistemas de diagnóstico muy ágiles y rápidos, incluidos la cirugía mayor ambulatoria, consultas de alta resolución… en definitiva, sistemas que agilicen mucho la asistencia. Yo creo que eso permite que tengamos hospitales muy ágiles, rápidos y eficientes, y, en el caso de pacientes que entren en procesos crónicos o patologías que requieren otro tipo de dispositivos, debemos pensar en centros de media y larga estancia. O debemos pensar en otras alternativas a la hospitalización de agudos.

El entrevistado explica la estrategia autonómica para crónicos y hace un anális prospectivo de la Sanidad.

En resumen, yo creo que todo está concatenado: el hospital ha de ser más ágil y resolver mejor sus procesos; la cirugía debe ser sin ingreso en  el 50-70 por ciento de los casos (es decir, paciente que ingresa a primera hora de la mañana, se le opera, pasa el posoperatorio y sale a su domicilio en gran cantidad de patologías). En general, el uso de los hospitales es muy costoso para el ciudadano, y el antedicho es el planteamiento que impera en toda Europa: el paciente ja de estar lo justo en el hospital.

¿Cómo sobrelleva, como gerente de hospital, la crisis económica?

Es un año un poco especial. Desde junio de 2011 hasta junio de 2012, ha  habido todo un proceso de traslado y de estreno de un hospital con un modelo que, a pesar de ser un hospital universitario público, es por medio de un modelo concesional. Es un año en el que, evidentemente como todos, sufrimos la crisis, y ésta nos está induciendo a revisar (tanto al Sacyl como sistema sanitario como a nosotros como directivos de los centros) todos los criterios de cómo se está gastando; cómo estamos gestionando nuestros centros y cómo hay que hacer las cosas con más rigor y con un sentido de contención del gasto importante, intentando preservar nuestro cometido –y creo que se está haciendo en buena medida–, o sea que mantenemos un nivel alto de asistencia sanitaria.

Yo creo que estamos revisando procesos y que se está siendo más eficiente, trabajando más en quirófanos, en consultas, en pruebas diagnósticas, ajustando o acortando la hospitalización… Yo creo que estamos haciendo un proceso muy interesante de reflexión interna y que, además, nos está llevando a ajustar o reducir el componente de costes que tenía tan elevado la Sanidad y que, en periodos muy expansivos, se reflejaba en holguras muy pronunciadas en muchos casos… Ahora hay más sensibilidad en el consumo de medicamentos, en la aplicación de medidas… todos estamos bastante sensibilizados con la situación general del país y la situación socioeconómica. Por lo tanto, creo que tanto el profesional como los equipos directivos estamos trabajando juntos, estamos en la misma línea y las cosas van razonablemente más. También es verdad que al profesional se le ha quitado retribución, se le han prolongado las jornadas, etc., y eso en las organizaciones ha creado algunas tensiones. Sin embargo, yo sostengo que el profesional sigue manteniendo su grado de compromiso y su responsabilidad y se está haciendo bastante bien.

¿Se han identificado todas las bolsas de ineficiencia que hay en el sistema o aún se pueden detectar otras nuevas?

Dentro de un sistema tradicional o convencional de gestión de la Sanidad, estamos atacando la casi totalidad de las ineficiencias. Están bien diagnosticadas desde los servicios centrales, la Consejería de Sanidad y la Gerencia regional y se están tomando medidas en la buena línea. Medidas como las relativas al capítulo 1 [recursos humanos], los excesos de plantilla que había en algunas tareas se están reduciendo progresivamente, las holguras que había en Atención Continuada, gastos antes enormes en la introducción de nuevos tratamientos y medicamentos ahora se va haciendo de forma más sosegada…

Probablemente, en los próximos tiempos, se avance bastante en centrales de compra y, por ello, habrá recomendaciones de uso, dentro de unos precios, de determinados productos; ha habido ajustes importantes en Farmacia, en la prescripción y utilización de determinados medicamentos, en la potenciación de los genéricos… Las comunidades están haciendo muy bien esta tarea de ajustar el gasto sanitario y de ponerlo en unas condiciones normales, esto es, que, de ser devuelto al Estado, costaría exactamente lo mismo. Por lo tanto, estamos cumpliendo en la Sanidad, y, en mi caso, en el Área Especializada de Burgos, en contener y controlar el gasto de forma razonable y eficiente.

¿Qué predice de aquí a unos cuatro o cinco años en el sistema sanitario público?

Pensar ahora en cinco o seis años a la vista es pensar demasiado, porque estamos en lo más hondo del valle y no sabemos cuánto va a durar ese estado. Evidentemente esto se tiene que recuperar. Pero van a quedar cimientos sólidos con una estructura de servicio mucho más potente y mejor para el ciudadano y para el paciente. Las organizaciones sanitarias van a aprovechar esta oportunidad de crisis. Es un proceso intenso de reflexión que va a venir bien para todo el sistema: para los políticos, los gestores y los profesionales de los hospitales.

El gerente del Complejo de Burgos explica cómo afronta la crisis y si aún quedan bolsas de ineficiencia.

En la Consejería de Sanidad castellanoleonesa, el titular utiliza un argumento que va en la línea de lo que todos pensamos en alguna medida: el profesional tiene mucho peso en las decisiones: respecto a los pacientes, qué fármacos se utilizan, qué decisiones económicas o de contención del gasto se toman… Todos debemos tener un sentido de pertenencia a la organización y de hacer un control riguroso a lo que estamos haciendo.

¿Cómo lo veo en cinco o seis años? Yo creo que la Sanidad habrá mejorado sensiblemente; mucho, además, en este país. Probablemente evolucionemos hacia mayor colaboración del sector público y privado, escenarios de mayor colaboración y escenarios donde la asistencia sea más ágil y rápida, baje mucho las listas de espera… todos estos cuellos de botella que se han creado por diferentes motivos y que, desde luego, tenderán a corregirse. Y, por supuesto, favorecer la colaboración público-privada y la gestión integral de la Sanidad que, al menos en el ámbito público, ayudará mucho a que se asiente firmemente en la política de las comunidades y que éstas dispongan de unos servicios sanitarios muy potentes y que den un servicio a la comunidad como debe ser.

A la hora de hacer las reformas, ¿no se peca de omitir la opinión o influencia de los profesionales sanitarios?

Aun dentro de este sistema sanitario, nosotros vivimos, al fin y al cabo, en el mundo real, Quiero decir que el político pregunta y habla mucho, y, de hecho, en nuestro caso mantiene un estrecho contacto con los profesionales y no pierde la ocasión de ir a reuniones con las sociedades científicas, simposios, congresos, jornadas… de hablar sistemáticamente con los profesionales y de comprender sus  planteamientos. Por lo tanto, la base de las decisiones parte de recabar la opinión y valoraciones de los profesionales; así que hay sensibilidad, y yo, personalmente, soy gerente de un hospital pero también soy médico, de modo que mis parcelas de conocimiento, mi opinión y mi sentido de cómo debe evolucionar el sistema sanitario lo voy forjando en contacto con muchos otros profesionales de Enfermería, Medicina… Todo va razonablemente en una buena línea.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com