¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Lunes, 09 de mayo de 2011   |  Número 31 Año I
Acceda a nuestra hemeroteca
SEGÚN UN ESTUDIO DE LA UNIVERSIDAD CATÓLICA DE VALENCIA
El modelo Alzira, clave para sostener la sanidad pública con recursos propios del sector privado
Los pacientes tienden a valorar el confort que les reportan los centros o el trato recibido

Javier Barbado. Madrid
La fórmula de concesión administrativa en la sanidad pública, más conocida como modelo Alzira, se confirma como una sólida alternativa a los problemas de sostenimiento a largo plazo del Sistema Nacional de Salud, y como una respuesta adecuada a otros inconvenientes de éste como las listas de espera, el confort en las instalaciones o el trato personal recibido, que son los elementos menos apreciados por los ciudadanos en la sanidad pública de acuerdo con el barómetro sanitario de 2009 (y que se corresponden, en cambio, con los más reconocidos por los usuarios del sector privado), de acuerdo con un estudio publicado por dos investigadores de la Universidad Católica de Valencia y la Universidad de Valencia y que se ha presentado en el marco de las XXXI Jornadas de Economía de la Salud, que se desarrollan en Palma de Mallorca y están organizadas por la Asociación de Economía de la Salud con la colaboración de la consejería de Salud y Consumo de las Islas Baleares y el hospital mallorquín Son Espases.

Remedios Calero, autora principal del estudio.

De hecho, la combinación de las ventajas de la sanidad pública y de la privada en el modelo Alzira, fundamenta la principal conclusión de la investigación: “Pese a la criticalidad del servicio sanitario, la sanidad pública española está muy bien considerada por usuarios y prestatarios; sin embargo, hoy en día se cuestiona su sostenibilidad económica y, en este marco, el “modelo Alzira” se erige como alternativa aportando flexibilidad de recursos, avances en la gestión del tiempo, mejoras en procesos y una cultura de gestión mediante la provisión privada de un servicio público permitiendo así aprovechar las sinergias de la colaboración público-privada”.

En cuanto al método utilizado en el estudio, su primera autora, Remedios Calero, de la Universidad Católica de Valencia, ha explicado a Redacción Médica que se basó en una revisión de la literatura existente y, en concreto, en el análisis del barómetro sanitario de 2009 y en la ejecución de siete entrevistas a profesionales y gestores de la salud en las que se les pidió que dieran su opinión sobre cuatro cuestiones: valoración de la población del servicio sanitario recibido; motivos de elección de la asistencia pública o de la privada; gestión del tiempo en cada servicio; y sostenibilidad económica.

“Se entrevistó a tres jefes de área sanitarios, dos médicos y una enfermera, que han trabajado en los tres sistemas (sanidad pública, privada, y concesión administrativa); a dos gestores sanitarios conocedores también de las tres fórmulas; y dos profesionales, por último, que han trabajado asimismo en los tres sistemas pero que también desempeñaban tareas de gestión”, explicó Calero.

Respecto a la valoración que hacen los pacientes de la atención sanitaria en España, profesionales y gestores, en general, coinciden en que les resulta difícil por su “elevada ignorancia médica” o porque “no tienen la formación suficiente para juzgar”. La propia Calero concluye que se trata de un servicio crítico (muy importante para el enfermo y muy difícil de ofrecer para el prestador) en el que el paciente, al ser profano en conocimientos sanitarios, valora aspectos más tangibles como el trato recibido, la comodidad del centro o incluso su dotación hostelera.

En cuanto a los motivos de elegir la asistencia pública o la privada, los entrevistados coinciden en que el modelo Alzira aúna las ventajas de uno y otro sistema; y, con relación a la gestión del tiempo, se observa consenso en atribuir las listas de espera a una inadecuada gestión de los recursos disponibles; y, por último, los encuestados denuncia la falta de conciencia del gasto entre pacientes e incluso profesionales, y se está de acuerdo en que el modelo Alzira tiene futuro por su utilidad para las administraciones, que, entre otras cosas, pueden disponer de nuevos centros sin tener que hacer un desembolso para su construcción.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com