¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Miércoles, 02 de noviembre de 2011   |  Número 41 Año II
Acceda a nuestra hemeroteca
JOSÉ LUIS PÉREZ OLMO, ENFERMERO EN LA UVI MÓVIL SUMMA 112
“El liderazgo lo llevan a cabo las personas, no los cargos”
Los pacientes y el sistema demandan enfermeros en altos puestos directivos

Javier Barbado. Madrid
La Enfermería ha dejado de ser una actividad relegada al campo de la asistencia. La posibilidad de optar al Doctorado con el Plan de Bolonia; las demandas de los pacientes y los cambios organizativos de las instituciones sanitarias, entre otros factores, han condicionado la profesión y la han abierto a nuevas posibilidades en el campo de la docencia, el trabajo científico y, por supuesto, la gestión y dirección de hospitales y centros sanitarios.

El entrevistado explica su relación con la Asociación Española de Directivos de la Salud.

Pérez Olmo explica su experiencia docente y el perfil de los alumnos que cursan el máster que dirige.

Usted forma parte de la Asociación Nacional de Directivos de la Salud (ANDE). Háblenos de su relación con la dirección y gestión de equipos sanitarios.

Mi relación con la Asociación se remonta al año 2004, tiempo en el que inicié mi andadura como subdirector de Enfermería del Servicio de Urgencias Médicas de la Comunidad de Madrid (Summa 112). La Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE) es una organización, compuesta por enfermeros de forma voluntaria vinculados a actividades y responsabilidades de gestión sanitaria que representan una corriente, siempre actualizada, de opinión plural.  Esta diversidad nos permite sumar experiencia y posicionamientos diversos, encaminados a la profesionalización directiva enfermera.

Así pues, en la Asociación se integran enfermeros de distintos Servicios de Salud Regionales y nacionalidades que, desde diversas tendencias ideológicas, trabajan unidas en un proyecto común sobre la profesionalización de los directivos enfermeros.

La cultura propia de los servicios regionales, su modo de vida y autogobierno hacen que la gestión por parte de diferentes responsables busque los fines y objetivos comunes y coincidentes.

No debemos olvidar que las instituciones sanitarias donde trabajamos son espacios de interrelación de personas para personas donde hacemos “trajes a medida”, y donde la correcta gestión y dirección de equipos debe ser uno de los pilares básicos que genere plena convicción de que la Enfermería es el estamento que debe liderar los futuros cambios.

También coordina un máster de formación en dirección sanitaria en la Universidad Europea de Madrid (UEM). Resuma su experiencia como docente en este campo.

Desde hace un año, efectivamente coordino el Máster Universitario en Dirección en Enfermería. Históricamente, las enfermeras han tenido un escaso recorrido en materia gestora; quizás el concepto de progresión como profesional asistencial de base hacia mayores responsabilidades consistía en ser supervisor de unidad o responsable del departamento de formación continuada. Pero las necesidades de los pacientes, eje del sistema y “nuestra razón de ser”, así como las estructuras de salud, demandan nuevos profesionales que gestionen más y mejor. Debemos ser más eficaces y eficientes.

No cabe duda de que debe dibujarse el proceso formativo de los nuevos gestores con una mirada personal en los números, tan importantes en gestión, pero sin olvidar que la gestión del cuidado excelente constituye un reto que dará respuesta a las necesidades cotidianas de la ciudadanía de una forma más cálida, humana y personal, potenciando el autocuidado para mejorar la calidad de vida. Es un reto apasionante. Esta es la mirada enfermera, clave para trazar las estrategias gestoras.

¿Cuál es el perfil del alumno del máster y qué se les enseña? ¿Cuántos suelen inscribirse cada curso y, entre ellos, cuántos llegan a ejercer como directivos de la salud?

El programa formativo que se propone se dirige a enfermeros con perfil de responsables y directivos quienes, por su puesto, necesitan conocer las claves actuales sobre gestión e innovación en materia sanitaria.

El recorrido intelectual se realiza mediante las asignaturas: Metodología investigación en ciencias de la salud cuantitativa y cualitativa; Teoría del Conocimiento; Sistemas Sanitarios; Función Directiva; Gestión Sanitaria; Gestión de Servicios de Enfermería; y Bioética y Derecho Sanitario. Todo ello debe encajar con el periodo de prácticas profesionales y Trabajo Final de Máster.

La duración del título oficial es de 60 ECTS, distribuidos en 12 meses y es la llave para el acceso al Doctorado en Enfermería. Entre la edición presencial y on-line contamos con aproximadamente 30 alumnos anuales, de los cuales ya un elevado porcentaje están desempeñando labores de responsabilidad en el entorno sanitario. Siempre he pensado que la gestión correcta del conocimiento lejos de cerrar puertas, las abre sin duda con nuevos enfoques y retos.

Desde su punto de vista, ¿carece todavía el colectivo enfermero de recursos de formación como este máster para predisponerlo a la dirección sanitaria? ¿Es similar la situación de España, en este sentido, respecto de otros países europeos o americanos?

En general, nunca hemos tenido demasiada cultura en acceder a los recursos formativos gestores. La naturaleza profesional e investigadora de nuestro máster, avalado por las necesidades reales del mundo profesional, tiene como objetivo último la formación de gestores capaces de tomar decisiones y dirigir con éxito y responsabilidad instituciones y entornos cambiantes. Las enfermeras con cierto recorrido gestor ya han sido gerentes de instituciones muy relevantes; solo hay que dar la oportunidad y brindar el cambio.

Este enfermero defiende la presencia de sus colegas en altos cargos directivos.

Pérez Olmo repasa cuál es su función actual como enfermero asistencial.

La innovación y la gestión de personas de forma acertada marcan la diferenciación y el éxito. Por otra parte, llama la atención de forma negativa que, en nuestro país, son gestores en gran medida aquéllos que tienen ciertas afinidades con los proyectos políticos, pese a encontrar personas con trayectorias gestoras impecables que mejoran la vida de los ciudadanos. Por esta razón, desde las asociaciones se insiste en la necesidad de avanzar en la profesionalización de los directivos, con vistas a que sus nombramientos estén vinculados a sus trayectorias y sus ceses a resultados.

Por este motivo, el máster contribuye decididamente  a crear una masa crítica de enfermeros con habilidades que faciliten su elección basada en los perfiles que el sistema necesita.

En Estados Unidos, la enfermera especialista esta inmersa en un programa de máster o doctorado de Enfermería clínica, siendo responsables de aumentar sus propios conocimientos y su competencia así como la calidad de los cuidados que imparten.

¿Cree que los enfermeros van a la zaga de los médicos y de otros sanitarios a la hora de ostentar altos cargos directivos?

La pregunta que debemos hacernos es: ¿Por qué deben implicarse las enfermeras en la gestión clínica, entre otros aspectos? Por varios motivos: para conseguir un modelo de organización de los cuidados que demuestre a los ciudadanos y a otros profesionales, la contribución de la profesión de Enfermería  a los cuidados de salud; para asegurarnos que los servicios enfermeros respondan a las necesidades y expectativas de los clientes de los servicios sanitarios; y para contribuir al desarrollo profesional de la Enfermería.

Somos decisivos en la toma de decisiones debido anuestra relación directa y prolongada con los pacientes, con sus problemas y sus necesidades, y también por  nuestra influencia directa en la efectividad y en la eficiencia  de la atención sanitaria que se va a prestar.

Las enfermeras desempeñamos una baza clave en el sistema y no deberíamos ir al remolque de nadie. El modelo biomédico orientado a la enfermedad y al tratamiento ya esta sustituido por modelos nuevos basados en las personas, las perspectivas funcionales, las necesidades humanas y los déficit del autocuidado. La participación de los profesionales en la toma de decisiones estratégicas permitirá una adecuada visión del colectivo y de las necesidades de los propios pacientes.

Relacione la formación en gestión con la investigación científica: ¿deben doctorarse e investigar los directivos enfermeros?

El espacio marco europeo nos abre la puerta al Grado, al máster oficial y a la vía del Doctorado como enfermeras. Esto nos sitúa en el plano académico que finalmente nos corresponde y que históricamente necesitaba el colectivo. La innovación y la investigación basadas en la correcta gestión del conocimiento han de ser las claves del éxito.

Un aspecto fundamental en la mejora de la eficiencia y efectividad en las organizaciones sanitarias es la descentralización de la gestión, implicando a los profesionales en las toma de decisiones y en los resultados de la organización. Las enfermeras son piezas claves porque responden a premisas como autonomía, responsabilidad, autoridad y evaluadoras.

¿Cómo estimularía la producción científica de los enfermeros? ¿Compete a un directivo hacerlo?

Se estimula, en primer lugar, con el ejemplo y, posteriormente, marcando dentro de las líneas estratégicas directivas, la investigación como posicionamiento geoestratégico clave de valor añadido. Se hace igualmente con el incremento de doctores en Enfermería.

La consolidación del papel enfermero en la asistencia sanitaria se configura, como he dicho, con la innovación e investigación, y son los directivos basados en su trayectoria como líderes los que deben aunar esfuerzos para llevar a término el logro de resultados y metas basado en la evidencia científica. El liderazgo lo llevan a término las personas, no cargos ni jefes. 

Cuéntenos cómo trabaja el enfermero en una UVI móvil, en concreto a mando de quién está y cuáles son sus obligaciones.

El enfermero que desarrolla su actividad en el Servicio de Emergencias depende de su responsable inmediato subdirector de Enfermería y, por ende, de su directora desde el punto de vista asistencial. Responde al modelo clásico del personal estatutario, con derecho administrativo.

El artículo 7 de la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias lo deja meridianamente claro: “Corresponde a los Diplomados universitarios en Enfermería la dirección, evaluación y prestación de los cuidados de Enfermería orientados a la promoción, mantenimiento y recuperación de la salud, así como a la prevención de enfermedades y discapacidades”.

¿Se necesita formación específica enfermera para la UVI móvil?

Los Grados y Diplomados en Enfermería, cuya actividad se desarrolle en relación con el transporte sanitario, deben formarse específicamente en contenidos teórico-prácticos según la orden 559 y 560/97 pudiendo solicitar posteriormente de la Agencia Pedro Laín Entralgo la homologación de la formación que les permita inscribirse en el Registro de Médicos y de enfermeros, de acuerdo con la titulación que posean.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com