¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Lunes, 31 de enero de 2011   |  Número 24
Acceda a nuestra hemeroteca
I CURSO DE LOS GRUPOS DE TRABAJO DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE UROLOGÍA
El 80 por ciento de los hospitales españoles reemplaza la cirugía convencional por técnicas de invasión mínima
La laparoscopia convencional, la endourología y la asistencia robótica, principales recursos

Redacción. Madrid
Las técnicas quirúrgicas de mínima invasión, como la endourología, la laparoscopia convencional y la asistida por robot, comienzan a predominar como recurso preferente en la actividad de los quirófanos. De hecho, en países europeos como España e Italia, la cirugía endourológica se encuentra en un avanzado estado de uso y desarrollo, y, en el caso de la laparoscopia convencional, se utiliza en más del 70 por ciento de los hospitales españoles.

Álvaro Serrano, coordinador del Grupo de Endourología, Laparoscopia y Robótica de la AEU.

En cuanto a la cirugía robótica, se trata de una reciente adición a las herramientas de la cirugía mínimamente invasiva. Hace cinco años, el robot Da Vinci debutó en España como colaborador de lujo para el urólogo. Su primera tarea fue la cirugía por cáncer de próstata.

Esta especialidad quirúrgica ha sido, en efecto, la primera en incorporar el robot al quirófano. En estos años, no ha dejado de ampliar sus indicaciones. El I Curso de los Grupos de Trabajo de la Asociación Española de Urología (AEU), que estos días se celebra en el Hotel Meliá Castilla de Madrid y al que acuden cerca de 400 urólogos de toda España, analizará la aportación de las nuevas tecnologías (laparoscopia, endourología y robótica) a la cirugía urológica.

Humberto Villavicencio, presidente de la AEU, fue el primer cirujano español en utilizar estos sofisticados equipos. En la actualidad, cerca de veinte hospitales españoles cuentan ya con esta nueva tecnología. Aunque a la cabeza sigue estando Estados Unidos, que dispone de más de 500 robots en activo, en Europa la cifra cada vez es más elevada. “Mientras en los países del continente europeo aún están en fase de potenciar la cirugía laparoscópica (basada en incisiones mínimamente invasivas), los americanos ya han sustituido esta técnica por los robots”.

Su empleo permite al urólogo trabajar con mayor precisión y reducir las complicaciones asociadas a la cirugía. Tal y como ha explicado Álvaro Serrano, coordinador del Grupo de Endourología, Laparoscopia y Robótica de la AEU, “el impacto de las técnicas mínimamente invasivas, como son la endourología, la laparoscopia convencional y la asistida por robot, han supuesto un gran avance para esta especialidad. Hasta tal punto que ha cambiado la aptitud terapéutica frente a patologías como los tumores o la litiasis, en las que hoy en día se opta por una intervención menos agresiva y de alto poder resolutivo, lo que ha venido dado por la precisión de las imágenes y los nuevos instrumentos diseñados que buscan el hacer el menor daño posible al paciente. Hoy en día no se concibe un Servicio de Urología en el que esta tecnología no esté mínimamente implantada”.

En Estados Unidos, la robótica se ha instalado completamente y, de hecho, el 85 por ciento de las cirugías radicales se hacen a través de un robot. “Aunque en Europa se está avanzando mucho, aún es menor la utilización de los robots. Hoy por hoy sigue siendo un reto que hay que superar, teniendo en cuenta que en parte se explica por los costes que esto conlleva y la situación de crisis económica que vivimos en la actualidad”, ha señalado Serrano.

Cirugía robótica

La cirugía robótica presenta bastantes ventajas respecto a la convencional, siempre y cuando sea realizada por un experto. El robot proporciona una visión tridimensional, dispone de brazos que se mueven con unos grados de libertad mayor que los instrumentos laparoscópicos convencionales y, además, se consigue eliminar el temblor de los movimientos de la mano, por lo que facilita una operación mucho más precisa.

“Pese a ser una técnica con un coste elevado, el gasto es relativo si se tiene en cuenta la reducción de las complicaciones asociadas a la operación, una menor estancia hospitalaria y que el paciente se puede incorporar antes a su trabajo”, declaró Serrano.

Según apuntó Villavicencio, “aunque la mayoría de los hospitales españoles que ya cuentan con estos aparatos están en Madrid, Cataluña y País Vasco, esta es una realidad de la que deberían disponer la práctica totalidad de hospitales españoles”. Y añade: “es muy probable que cuando disminuyan los costes y se simplifique la tecnología sea la cirugía del futuro”.

Indicaciones

La principal indicación en la actualidad de esta cirugía es el cáncer de próstata. Un paso adelante que se ha dado en los últimos años para tratar este tumor y también el de vejiga y superar los buenos resultados que se obtenían con la cirugía laparoscópica. “También en el cáncer de riñón está dando muy buenos resultados, y en lo que denominamos la cirugía reconstructiva, en la que las técnicas laparoscópicas asistidas por robot alcanzan unas ventajas muy importantes”, añadió Serrano.

Existen numerosas ventajas que ofrece la cistectomía radical (extracción de la vejiga urinaria) por vía laparoscópica en los casos de cáncer, en comparación con la cirugía abierta: la pérdida de sangre es menor y, por tanto, el porcentaje de transfusión sanguínea es muy inferior. Otro avance de la tecnología laparoscópica robotizada en que permite disecar y preservar con mayor precisión los nervios encargados de la erección, Asimismo, la cirugía robótica también estará presente a través de una prostatectomía y una cistectomía radical (que consisten en extirpar la próstata y la vejiga respectivamente).

Durante el I Curso de grupos de trabajo de la AEU, se llevarán a cabo un total de 14 operaciones retransmitidas vía satélite desde los hospitales Clínico San Carlos y Gregorio Marañón de Madrid, para las que se contará con la participación de cirujanos de renombre internacional.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com