¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Miércoles, 12 de septiembre de 2012   |  Número 60 Año III
Acceda a nuestra hemeroteca
EN UNA CARTA PUBLICADA EN BRITISH MEDICAL JOURNAL
Directivos proponen habilitar las redes sociales para coordinar emergencias
Sugieren que cada entrada incluya un link que constate la fiabilidad de la fuente

Javier Barbado. Madrid
Dos directivos sanitarios de la Comunidad Valenciana, Miguel Ángel Máñez, director económico en el Departamento de Salud de Sagunto, y Carlos Albo-Portero, socio director de Exponent Consultores, han propuesto el uso controlado de las redes sociales, como Twitter o Facebook, para coordinar la información ofrecida en tiempo real por las autoridades en emergencias como, por ejemplo, en los incendios acaecidos el pasado verano en la costa este española.

Miguel Ángel Máñez.

La propuesta ha sido publicada, en la sección de cartas, en la prestigiosa revista British Medical Journal, y se presenta como una “hoja de ruta” dividida en cinco puntos. En el primero, se recomienda que la información oficial proceda siempre del mismo sitio alojado en internet, al que deben remitir, por medio de un link, todos los mensajes o alertas que se envíen por medio de Twitter o Facebook, por citar dos de las redes sociales más conocidas. En segunda instancia, se advierte de que la web que centralice la información debería disponer de una lista completa de cuentas de Twitter verificadas pertenecientes a gobiernos autonómicos, Protección Civil o incluso organizaciones de voluntarios. De este modo, se podrían registrar alertas o incidentes, emitir comunicados oficiales de emergencia y proporcionar, en fin, relatos directos por parte de usuarios de internet voluntarios e información de interés recogida por los medios de comunicación.

En tercer lugar, ambos directivos señalan que la información sobre cortes en carreteras, puntos de acceso a las ciudades y focos activos de los incendios también debería proporcionarse en tiempo real con la ayuda de locación geográfica que aporta la aplicación Google Maps.

En este sentido, Máñez y Albo-Portero advierten de que, dado que los usuarios de internet a menudo exhiben fotografías de la catástrofe (en este caso incendios), los medios de comunicación deberían añadir información complementaria a estas imágenes y ofrecer al espectador la ubicación exacta del lugar retratado, de modo que se evitara su uso involuntario para provocar el pánico y distorsionar la realidad. Por último, se insta a que los mismos medios de comunicación eviten los retuits no verificados, y, en general, toda clase de información no contrastada.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com