¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Martes, 31 de enero de 2012   |  Número 47 Año II
Acceda a nuestra hemeroteca
CONCEPCIÓ CABANES DURAN, DIRECTORA ASISTENCIAL DE LA FUNDACIÓN SOCIOSANITARIA DE MANRESA
“Las enfermeras no sabemos hacer marketing”
Las instituciones concertadas son claves para aprovechar los recursos disponibles

Javier Barbado. Madrid
No solo el departamento de salud de una autonomía como la del País Vasco ha atisbado las necesidades a medio plazo de los enfermos españoles, por lo general candidatos a la patología crónica y al deterioro parejo a la prolongación de la vida media. También la Generalitat de Cataluña, además de ejecutar una implacable política de contención del gasto, tiene pensado un plan específico para reorganizar la totalidad del sistema asistencial con vistas a la atención del nuevo perfil del paciente: edad avanzada, pluripatología crónica y deterioro cognitivo y psicomotriz.

Aspecto exterior del Hospital de Sant Andreu, de la Fundación Manresa.

En este terreno, resulta de gran ayuda la tradicional política de concertación de servicios privados por parte de la administración pública, muy extendida en esta comunidad autónoma desde que su Ejecutivo adquirió las competencias sanitarias en 1981. Tal es el caso de las fundaciones sociosanitarias como la de Manresa, con cuya directora asistencial ha conversado Publicación de Directivos de la Salud.

Enfermera, máster en Administración y Gestión y diplomada en Metodología de Evaluación y Mejora de la Calidad Asistencial, Concepció Cabanes ostenta la responsabilidad de llevar a buen puerto los servicios de la fundación, que está especializada en la gestión de prestaciones a enfermos crónicos y dependientes. “Como directora asistencial, soy la responsable de conducir y liderar a los profesionales fomentando el trabajo en equipo para asegurar, con eficiencia, unos resultados asistenciales de calidad con una línea de liderazgo basada en la ética profesional, con transparencia en sus actuaciones y teniendo en cuenta el equilibrio económico”, ha declarado.

El proyecto que manejan los mandatarios del departamento de salud que encabeza Boi Ruiz se centra en la consecución de esos mismos objetivos “con especial hincapié en la atención del crónico complejo”. En este campo y según la entrevistada, el papel de los profesionales de Enfermería adquiere especial relevancia por cuanto se trata del personal “clave para la coordinación y la integración”, y, en su opinión, “la mejora de la sanidad pública vendrá por hacer más eficiente la gestión del sistema sociosanitario”, que tiene en sus profesionales a los mejores valedores para ejecutar con éxito ese cometido, incluidos quienes ejercen tareas de gestión y dirección: “Gestores competentes, buena planificación sanitaria a partir de criterios clínicos, modelo sanitarios adecuado a las necesidades y, en fin, uso correcto de los recursos disponibles y coordinación de los ámbitos sanitarios” constituyen sus recetas para mejorar pese a tener que recortar partidas de presupuesto al mismo tiempo.

Formación del cuidador

Otra de las claves de la atención sociosanitaria reside en preparar a los cuidadores. En el caso de la Fundación Manresa, se proporciona “formación, información y educación en talleres para que aprendan a cuidar a sus enfermos; en suma, se les enseña el oficio del cuidador”, apostilló Cabanes. “Se trata de personas –matizó– [a quienes se entrena para proporcionar] cuidados paliativos en busca del confort del paciente y de su familia mediante el control de síntomas y la atención multidimensional en enfermedad avanzada terminal”.

La Fundación también dispone de un área funcional e interdisciplinar sociosanitaria “para valorar la situación de las personas frágiles que padecen algún tipo de enfermedad con el objetivo de aconsejar el recurso sociosanitario que precisa; el programa de atención domiciliaria es un equipo de profesionales que dan soporte a la Atención Primaria con el objeto de desplazarse al domicilio de los enfermos y lograr el confort del paciente en situación terminal y avanzada sin olvidar a sus familias”. En suma –resumió esta directiva–, servicios diurnos de Dependencia y atención domiciliaria para cubrir las necesidades básicas de los pacientes.

Concepció Cabanes Duran, directora asistencial de la Fundación Sociosanitaria de Manresa.


Preguntada por el papel del directivo enfermero en esta clase de fundaciones, Cabanes resumió que “debería contar con un currículum académico que lo acredite como tal, y, por supuesto, con una experiencia reconocida en el ámbito en el que trabaja”. Sobre todo –insistió– debe estar dotado de una mente que no descuide los intereses de los profesionales, de los pacientes y de la propia institución, “una persona, pues, profesional, flexible, segura de sí misma… Sea médica o enfermera, lo primordial es que te evalúen por tus resultados”, concluyó. Pero, si tan necesario se presenta el enfermero para un aspecto clave de la futura asistencia sanitaria como la atención de los crónicos, ¿por qué su papel no obtiene todo el reconocimiento institucional que debiera? Para Cabanes, esto se debe a que, a pesar de que los enfermeros están presentes en todas las etapas de la asistencia (hospitales, centros de salud y sociosanitarios…) “no sabemos hacer marketing de nosotros mismos, por lo que mucha gente no sabe qué hacemos y cómo lo hacemos, salvo los propios pacientes, que nos conocen, nos ven trabajar y sí nos valoran”. “Hemos de hacer nuestro trabajo correctamente y lograr que nos visualice en las instituciones para que nadie olvide que las enfermeras prestamos un gran servicio a la sociedad”, sentenció.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com