¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Martes, 09 de octubre de 2012   |  Número 62 Año I
Acceda a nuestra hemeroteca
ENTREVISTA A JULIO RUIZ, CHANNEL SALES MANAGER DE HITACHI DATA SYSTEMS iberia
“Cada dos años se cuadruplica la información clínica”
Un estudio realizado en Suecia demuestra ahorros del 48 por ciento en almacenamiento de datos

Javier Barbado / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
La proliferación de datos del paciente y de pruebas médicas provoca un problema creciente de almacenamiento en los hospitales. Por esa razón, resultan de interés las conclusiones de un estudio elaborado en un hospital sueco (extrapolable a otros centros, según el entrevistado) según el cual el empleo de una tecnología específica para distribuir y almacenar la información reduce el 48 por ciento los costes en este campo aplicándola en un plazo hipotético de diez años. A lo largo de la conversación, el directivo explica en qué consiste este recurso tecnológico por el que ya se han interesado los servicios de salud autonómicos castellano-manchego, vasco y gallego, entre otros.

Ruiz habla sobre la plataforma y el estudio sobre ella.

Hitachi Data Systems ha elaborado un estudio que refleja el ahorro en imágenes médicas por medio de una nueva plataforma. ¿En qué consiste y cómo funciona el proyecto “Capex-Opex”?

Aclararé, primero, que la plataforma como tal ya lleva bastante tiempo en el mercado. Lo que hemos hecho ha sido adaptarla al sector de la sanidad, que es donde se presentan los grandes retos de gestión de volúmenes de imágenes. Se trata de un estudio muy interesante en el que hemos logrado demostrar fehacientemente con datos, a partir de nuestra propia experiencia, cómo somos capaces de reducir, según optemos por una u otra tecnología, hasta el 48 por ciento en ahorro de costes la gestión a diez años vista de imágenes clínicas. Esto, dicho así, parece muy simple, pero, en realidad, detrás hay unas tecnologías muy relevantes basadas en objetos. Se ha llevado a cabo un estudio en el Hospital de Suecia, que es representativo de los centros hospitalarios, y, en concreto, a partir del material proporcionado por la histopatología, una de las especialidades que mayor volumen de datos maneja por estudio. Se trata de un servicio que empieza a ser muy importante en el entorno hospitalario.

El estudio se basa en la comparación de tecnologías basadas en objetos versus tecnologías de ficheros basadas en disco “puro y duro”. Hemos tomado como referencia unos 55.000 estudios clínicos con imágenes histopatológicas con un promedio de unos 300 megabytes. Esto supone, al año, unos 160 terabytes de almacenamiento. La investigación se ha hecho a diez años vista con el fin de que realmente refleje la importancia que tiene el ahorro de costes. De este modo, hemos llegado a proporcionar un ahorro de un millón de euros versus la solución “de disco”, que supone un gasto de hasta dos millones de euros. He ahí la ventaja de la solución “de objeto”, de un entorno consolidado distribuidor de objetos como es el caso de nuestra plataforma, versus los sistemas clásicos de almacenamientos modulares “de disco”.

¿Y cómo se ha conseguido ese ahorro en un sistema que gestione un elevado volumen de datos?

Fundamentalmente hablamos de tres áreas. Por una parte, el área de los costes de administración en un entorno, por lo general, de disco (nuestra experiencia es que se dedican unas 80 horas al mes para la gestión de este tipo de tecnologías). Con la tecnología del distribuidor de objetos, simplificamos ese gasto a la mitad (con un máximo cuarenta horas podemos gestionar el mismo nivel de infraestructura). Eso ya supone un abaratamiento de casi el 50 por ciento.

En segundo lugar, está el entorno de los back-ups. La ejecución de copias de seguridad implica la gestión de un muy elevado volumen de datos. Esto, como sabes, es fundamental tenerlo en un hospital por muchos años, e incluso hay países, como Inglaterra, en los que se archiva durante toda la vida del paciente (en España también se empieza a considerar guardarlo durante muchos años además de protegerlo por razones de seguridad).

El entrevistado alude al objetivo del producto de Hitachi.

En el entorno del llamado HCP, es decir, del contenedor de objetos, evitamos recurrir al back-up, con lo cual, todo  lo relativo al trabajo administrativo relacionado con licencias, mantenimiento, seguridad… se evita. Y esto tiene un enorme impacto al cabo de los años. En tercer lugar, están las funcionalidades que conlleva el contenedor de objetos. Este dispositivo se conforma en base a “metadatos”, y ésa es una de las grandes diferencias con relación al tema de las cabinas, los discos, ficheros… Eso optimiza mucho la gestión y permite disponer de todo el “ciclo de vida” de la información, y, en función del uso que se le da, podemos trasladarla a otros niveles mucho más económicos de almacenamiento.

Entiendo que se hace una estimación del ahorro…

Eso es. Se constata un ahorro estimado del 48 por ciento. Se hace una estimación, se extrapola a un periodo de tiempo y, en el hospital objeto de estudio, se he hecho ya una concienzuda investigación a disposición de cualquier entidad que quiera consultar los detalles. En el propio estudio se contempla el coste de propiedad, de las nóminas, de los empleados, el espacio utilizado, el consumo energético, etc.

Pero el estudio se he hecho en un hospital sueco. La cuestión es si es extrapolable a los centros hospitalarios españoles, por ejemplo.

Por supuesto: todos los hospitales tienen el mismo problema. El gran reto que se presenta a la sanidad tanto pública como privada, nacional e internacional, es el volumen masivo de datos que se están gestionando. Según un estudio, cada dos años se cuadruplica la información clínica, en especial la relacionada con las imágenes. Eso rompe los sistemas de gestión de los entornos hospitalarios, ya que, por un lado, estamos viendo que se reducen las inversiones en la pura gestión, y, por otro, tenemos que seguir proporcionando ese servicio de calidad a los pacientes.  A medida que las máquinas van mejorando las modalidades (por ejemplo, ahora se puede estudiar un órgano en un segundo; hay máquinas que lo hacen, y el cuerpo entero en 60 segundos), también aumenta el volumen de almacenamiento, y, como en un año se pueden hacer millones de estudios, empieza a convertirse en una pesadilla para los hospitales.

De acuerdo con su perspectiva, ¿existe mucha demanda en España de los sistemas de almacenamiento que oferta su compañía?

La demanda es absoluta, pero no tanto como una solución al problema desde el punto de vista de la infraestructura, sino en el sentido de proporcionar un servicio al paciente. Los médicos tienen que ser capaces de analizar la información, de poder presentarla para poder emitir un diagnóstico… Esto añade una serie de costes adicionales. De modo que a los hospitales no les interesa tanto la parte de la infraestructura como la de qué soluciones se pueden aportar a los pacientes y a los médicos. Para ello, lo que intentamos las empresas es aportar valor a esas necesidades con abaratamiento de costes y eficiencia en la gestión.

El déficit aumenta la demanda de esta solución.

En el caso de la sanidad pública, ¿quién se pone en contacto con empresas como la que usted representa: Ministerio, consejerías, hospitales...?

Se dan todos los casos. Lo que estamos haciendo es visitar las consejerías, los grupos hospitalarios… En Madrid se da la paradoja de que coexisten hospitales grandes, semiautónomos, centros inteligentes “sin papeles”… en el sector público, y, al mismo tiempo, centros privados muy enfocados en la utilización de costes. De manera que el contacto se da de forma proactiva por nuestra parte y también por parte de los centros existe un gran interés en entender cómo los fabricantes de tecnología pueden aportarles valor y ahorrarles costes.

¿Han contactado con alguna Consejería de Sanidad en concreto?

Hemos contactado con unas cuantas comunidades. Estamos trabajando en varios pliegues, pero, evidentemente, no puedo comentarlos porque se trata de concursos públicos y estamos trabajando en ellos. No obstante, ya hay servicios como el de Castilla-La Mancha (Sescam) en el que tenemos infraestructura; también tenemos soluciones para la gestión de imágenes médicas en Osakidetza, en el Sergas, etc. Lo que sí es cierto es que, este tipo de soluciones a las que llamamos “repositorio clínico” (abstrayéndonos de lo que puede ser solo la infraestructura) son una novedad, y consiste, como he explicado, en aportar a esta plataforma (que es común para otros mercados) una inteligencia capaz de interoperar con las aplicaciones clínicas hospitalarias. Este “repositorio clínico” ya lo tenemos instalado en algunos grandes hospitales en Europa, y ahora estamos presentando a la comunidad sanitaria en España.

Supongo que las administraciones autonómicas les reclaman esas soluciones deseosas de contener su déficit económico…

Dentro de las tecnologías de la información, las soluciones que aportan ahorro al crecimiento desmedido de imágenes clínicas son muy demandadas, y el que una empresa como la nuestra presente un estudio extrapolable en el que se demuestre la posibilidad de introducir ese ahorro sin duda se tiene muy en cuenta, aparte de otras fórmulas como servicios de aprovisionamiento en la red, temas de pago por uso y gestión de servicios en la “nube” o en la red… que también aportarán mucho valor en este sentido. Todo ello, en última instancia, tiene por objeto que se pueda mejorar la atención al paciente con el mínimo de coste.

¿Qué otros campos de aplicación sanitaria explota la empresa?

Hay dos grandes áreas de tecnología: la virtualización, campo en el que llevamos trabajando muchos años, y que ahora se aplica de forma masiva, ya que esta tecnología optimiza las infraestructuras y genera grandes beneficios para los entornos hospitalarios: llegamos a estimar entre el 30 y el 35 por ciento de ahorro de costes en inversión cuando aplicamos estas tecnologías.

La otra de las áreas, que ya he comentado antes, es el repositorio clínico, gestor de información clínica que recoge todos los datos en estado, digamos, “crudo” (informes médicos y toda clase de datos relacionada con el paciente), conjuntamente con las imágenes. Todo ello transforma esos datos “en crudo” en información clínica valiosa para las distintas soluciones del hospital. Así se genera una gran interoperabilidad entre las distintas aplicaciones que hay en el hospital. Lo interesante de esta solución es que es independiente de la plataforma que lo genere. Normalmente, muchos de estos entornos basados generan una enorme cantidad de datos de los pacientes no intercambiables. Las soluciones de las que hablamos permiten contemplar los datos del paciente provenientes de cualquiera de las aplicaciones, y, a su vez, pueden relacionarse con otras aplicaciones y otros hospitales, de modo que comenzamos a dar una respuesta a uno de los grandes objetivos de los hospitales: la historia clínica unificada.

Hemos citado el estudio realizado en Suecia, pero, aparte de este país y de España, ¿en qué otras naciones trabaja la compañía?

Hitachi Data Systems, en su área de sanidad, está en casi todos los países de mundo (Estados Unidos, en Asia, Europa…). Tenemos grandes instalaciones en Austria, Alemania y Holanda, por ejemplo, donde han optado por aplicar este tipo de tecnologías de virtualización, repositorios, objetos… Buscamos ser capaces de proveer, por medio de un entorno unificado, esas actualizaciones que están demandando los hospitales y las entidades vinculadas con la sanidad.

El Servicio Nacional de Salud británico ha acogido muy bien las aportaciones de Hitachi en el campo de la salud.

¿Qué modelo de atención sanitaria (servicio nacional de salud, seguridad social…) se adapta mejor a la oferta y proliferación de las soluciones que ustedes ofrecen?

Es evidente que nosotros no podemos prejuzgar qué sistema se adapta mejor o peor. Pero, por ejemplo, un sistema en el que estamos plenamente introducidos es el Servicio Nacional de Salud británico, que tiene cierta semejanza con el español y al que proveemos de nuestras soluciones junto con otras compañías [y contribuimos a crear] un entorno unificado. La tecnología salta las fronteras de las cuestiones puramente administrativas o políticas.

¿Cuánto tiempo llevan trabajando para el National Health Service británico?

Llevamos unos cuantos años: seis o siete. Ahora ya se ha implementado la segunda fase… Nosotros aportamos toda la parte de infraestructura donde residen los datos, imágenes… y todo lo vinculado con la documentación, historiales clínicos… que, a su vez, está vinculado con el resto de aplicaciones sanitarias que dan un servicio global. Es, pues, un enorme proyecto que se inició hace años y que está dando unos magníficos resultados.

¿Considera la solución de Hitachi clave en un momento de crisis económica?

Me alegro de que me haga esa pregunta. Es clave. La Administración está buscando todas aquellas áreas de eficiencia y de mejora que se puedan optimizar, y, ante todo, de ahorro de costes. En casi todos los proyectos que están saliendo ahora, una de las premisas es lograr hacer más cosas con menos. Partiendo de esto, tenemos que utilizar el concepto anglosajón de “pensar fuera de la caja”, es decir, ¿cómo vamos a ser capaces de dar más con menos? Ahí es donde podemos demostrar fehacientemente que, si somos capaces de diseñar bien las soluciones, logramos unos importantísimos ahorros de costes.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com