¿Quiere recibir la Publicación de Directivos de la Salud en su correo de forma gratuita?
Lunes, 28 de marzo de 2011   |  Número 28
Acceda a nuestra hemeroteca
EL EXCESO DE READMISIONES PERJUDICA AL ENFERMO Y AL PRESTADOR DEL SERVICIO
12 estrategias para revertir el exceso de reingresos en los hospitales
Países como Estados Unidos anuncian sanciones para los centros con tasas altas de esta variable

Redacción. Madrid
Los reingresos hospitalarios constituyen una variable de las organizaciones sanitarias que conviene mantener en tasas bajas, ya que, en caso contrario, se ve afectado el bienestar del paiente y el coste y efectividad de la actividad de los centros, como se recuerda en una reciente publicación en la revista estadounidense HealthLeaders Media (pinche para consultarla).

Stephen F. Jencks, médico especializado en coordinación de la Calidad en el Centers for Medicare & Medicaid Services (EEUU).

El editor de esta revista, Cheryl Clar,  ha consultado a diversos especialistas y, a partir de ahí, sugiere en esa reseña doce estrategias para combartir las readmisiones hospitalarias en los centros de Estados Unidos, pero sus consejos pueden servir de referencia para otros sistemas sanitarios.

En el caso de este país, el Gobierno federal va a comenzar a implementar, a finales de año, penalizaciones a los hospitales con tasas de readmisión por encima de lo previsto, lo que explica la oportunidad de este conjunto de medidas y estrategias presentadas por Clar para reducir el número de readmisiones no necesarias.

Los resultados de la aplicación de estos consejos no están comprobados en su totalidad; no obstante, según algunos especialistas estadounidenses, pueden resultar útiles para combatir los importantes inconvenientes que generan los centros con más readminisiones de las razonables y que padecen tanto los prestadores de salud como los propios pacientes.

Las estrategias presentadas por Cheryl Clar son las siguientes: realizar los resúmenes del alta en 24 horas, no en los habituales 30 días; alargar el proceso de handoff (traslado del paciente), estimulando la comunicación sobre el paciente entre equipos (en este punto también se menciona la importancia de no considerar estos traslados como “altas” entre los servicios o prestadores de cuidados, sino “transiciones”, incrementando el sentimiento de responsabilidad y continuidad); dispensar medicación en el momento del alta, hasta 30 días después del ejecutarla, con información clara respecto a la toma; y elaborar un plan de seguimiento antes del alta, explicando al paciente la importancia de estas consultas y poniendo a su disposición las condiciones logísticas para que pueda comparecer a las citas marcadas.

Los consejos esgrimidos en el artículo también incluyen la telesalud: mantener la comunicación con el paciente, también visual, mediante herramientas TIC que incorporen vídeo (skype, por ejemplo, tiene la ventaja de acercar a proveedores y pacientes, especialmente en situaciones de alto-riesgo. Manteniendo la confianza y el seguimiento constante se evitan regresos innecesarios del paciente al hospital); identificar los frequent-flyers (analizar las características de los pacientes que más habitualmente reingresan y, una vez identificados, proporcionar más recursos de seguimiento a estos grupos); comprender qué pasa después del alta, por medio de un seguimiento con vídeo en casa del paciente; proporcionar un seguimiento “sobre-ruedas” al paciente, para que éste pueda movilizarse fácilmente y de forma programada en sus citas con rehabilitación, farmacia, etc.; considerar la reconciliación de medicación por parte de los clínicos, ya que existe una gran variabilidad entre las medicaciones de los diferentes hospitales; asegurarse de que el paciente lo ha comprendido todo respecto a su alta y proceso de recuperación fuera del hospital (el momento del alta es muy delicado para los pacientes; en muchos casos estos se encuentran estresados o medicados y no son conscientes de todo lo que se les explica); centrarse en pacientes de alto-riesgo (examinar detalladamente las relaciones entre las enfermedades y situación de los pacientes y su potencial de readmisiones); y, por último, escuchar al paciente.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com